SECRETO DE LA FELICIDAD

Este ha sido el gran enigma de todas las civilizaciones antiguas durante miles de años, todo el mundo siempre quiso saber cuál es el secreto de la felicidad. Ha habido miles de maneras en las que el ser humano ha intentado descubrir cuál es ese secreto que nos puede llegar hacer felices a cualquiera. Es fácil saberlo, muchas veces está en nuestras narices pero antes analicemos por qué somos infelices, por qué estamos siempre quejándonos de todo, por qué no tenemos lo que siempre queremos.
Las personas se están amargando la vida cada día. Son muy pocos los que son realmente felices pero no por esta razón quiero decir que todos los días de su vida vivan amargados, ni las 24 horas del día sientan una gran infelicidad. Siempre vas a tener bajones emocionales, siempre habrá algo que te ponga triste, que te haga pensar y que te ponga de mal humor pero lo importante es que sepas cómo enfrentarlo con optimismo y sin embargo eso no sucede.
La sociedad
Vivimos en una sociedad donde se acostumbra a ser infeliz. Y tal como la felicidad es contagiosa y se puede compartir, lo mismo sucede con la infelicidad y con todas las demás emociones intensas. La sociedad te bombardea con mensajes como: comprar ropa a la moda te va a dar más felicidad, te va a dar más belleza, más estilo, vas a ser más admirado por los demás y te vas a sentir muy bien por eso. Nada más alejado de la realidad cuando compras y derrochas mucho dinero. Esa actividad puede llegar a ser divertida pero no es lo que te hará feliz.
Las personas tienen un concepto muy erróneo de la felicidad. El que es infeliz quiere que los demás también sean infelices y por esa misma razón hace todo tipo de cosas para que eso suceda. Desde luego con ese comportamiento no descubrirán el secreto de la felicidad.
Hay personas que simplemente piensan en riquezas y más riquezas, por eso su objetivo es hacer que todos los demás se crean las basuras que se publican en los medios de comunicación comprando sus productos y creyendo que eso les dará un cambio a sus vidas.
Eso puede ser un pequeño cambio pero no es el cambio definitivo de una persona. Si alguien quiere cambiar de verdad tiene que hacerlo interiormente antes que exteriormente, es por ello que muchas personas caen en la misma trampa en cuanto a querer ser felices después de toda una vida llena de amarguras y tristezas. Piensan que un viaje puede ser la solución a todos sus problemas. Eso puede ayudar un poco pero no lo suficiente porque el cambio tiene que ser primero por dentro.
El secreto de la felicidad está relacionado con ver el lado más humano de ti. Se dice que todo lo que hacemos actualmente ya se está volviendo muy automático, muy rutinario, se vuelve algo que siempre te va a suceder, no tiene novedad, se vuelve aburrido. Ese es el problema de las personas que pierden su humanidad: el no estar buscando cosas nuevas para aprender, ilusionarse y maravillarse. Simplemente piensan como los niños, ellos mayormente son felices porque tienen la capacidad de impresionarse por todo lo que aprenden, inclusive empiezan a crear un nuevo mundo con tan solo unos simples juguetes.
Estamos en una sociedad donde todo lo que te dicen puede llegar a perjudicarte. Inclusive tus amigos también, porque ellos son dominados por los mensajes que les llegan del exterior, así que cuídate de todos los pensamientos que no sean tuyos. Empieza a ver el mundo desde el lado más humano posible, desde una perspectiva más humilde.
La inocencia de la vida
Me sorprendió una vez cuando subí a un cerro muy pobre donde había familias que vivían en escasas condiciones económicas y de pronto vi a 3 niños jugando. Ellos vivían cerca y lo que me tocó el fondo de mi corazón fue verlos jugar con piedras, agarrar las ramas de un árbol muerto y creer que estaban jugando a algo increíble, como si eso fuera el mejor placer que le pudiese suceder a alguien.
No importaba que ellos no tuvieran un juguete súper moderno, ellos simplemente se divertían. No importaba que ellos estuviesen ensuciándose la ropa, simplemente se divertían. Fue en ese momento cuando entendí lo que me dijo mi padre cuando decía que yo había gozado de todo cuando era un niño. Pero la realidad en que no importa cuánto tengas, ni donde vivas porque ser un niño es como ser el tesoro espiritual al cual debemos aspirar.
El secreto de la felicidad está simplemente en sacar el mayor provecho de lo que tienes, entretenerte lo mejor posible con todo sin importar las consecuencias (siempre y cuando no hagas daño a nadie). Eso debes aplicarlo a tu vida. Ver los ojos del mundo como un niño que recién empieza a vivir, ilusionarse por la vida que tiene en frente. ¡Recupera tu inocencia!
¿Qué te ha pasado todo este tiempo que has estado creciendo? ¿Qué te han dicho las personas? ¿Por qué les has creído todo? ¿Que querías ser de mayor? Hay una cosa que debes tener en cuenta: aunque hayas crecido, aunque hayan transcurrido muchos años desde que dejaste la inocencia de la vida siempre te quedará un niño interior que muere por volver a vivir. Déjalo salir para que disfrute el secreto de la felicidad.
Pero, ¿cuál es el secreto de la felicidad?
La felicidad se disfruta por momentos, esos momentos pueden ser de breve o larga duración. Una persona puede sentir la verdadera felicidad cuando presencia un acto hermoso de la humanidad tal como el nacimiento de su hijo, ayudar a los más necesitados y que estas personas le agradezcan con los ojos llorando por todo lo que ha hecho para ayudarles, y tantas cosas más que reflejan nuestra lado más humano.
El verdadero secreto de la felicidad es amar lo que haces, disfrutar al máximo en cada momento por el que te mueves en la vida y usarlo como impulso para llegar a cumplir tus sueños y lograrlo de poco en poco.
Muchas personas piensan que la felicidad está en la meta pero una vez conseguida esa meta ¿Qué sigue?, Y si esa meta ha sido la única que has tenido en toda una vida, lo has llegado a conseguir a los 50 años pero luego quedan muchos años más de vida, entonces todo ese tiempo te lo pasarás sin emoción, estarás triste cada vez más y más recordando el pasado. O sea, si esa persona ha estado sudando toda una vida entera por ser feliz al conseguir su meta llega el momento que lo consigue pero de ahí ¿Qué sigue? ¿Se acabó lo mejor?
No.
El secreto de la felicidad está en amar lo que haces en cada momento de tu vida. El secreto de la felicidad es el camino y no la meta. Es el camino que todos los días te hará gozar de la plena confianza que se siente al saber que tendrás lo que siempre has soñado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s