Vivir Sin Miedo


que temes tanto? ¿La crisis, un cambio de vida, las perdidas? Indaga en tu propio miedo y aprende a sostenerlo en la palma de la mano sin que te queme.

El miedo no es malo ni bueno en si misnio. Es una parte de nosotros que a veces nos salva del peligro y otras veces… paraliza nuestra vida.Tenemos que convivir con el pero, como evitar que nos perjudique? La clave es no temerlo, sino comprenderlo y aprender a manejarlo en nuestro propio beneficio.

El miedo que provoca la crisis.

En momentos de crisis, social o económica, el miedo se hace gigante y muestra su peor cara. El hecho de presenciar como afecta a otras personas, lejos de despertar la solidaridad, empatia y deseos de ayudar, puede acobardarnos y a obsesionarnos con proteger “lo mio”. Craso error, por diversos motivos. Primero, porque dandole tu poder, el miedo se hace mas fuerte. Segundo, porque es la union y la conexion la que nos protege (y no la separacion egoista bajo la bandera del “salvese quien pueda”). Y tercero, por los poderosos efectos del subidón del que ayuda, tal como explica Joan Boryshenko, autora de Pase lo que pase, no es el fin del mundo. …continua

A lo largo de este informe te damos las claves para afrontar las crisis y los cambios en tu vida con confianza; para mirar a los ojos al miedo y avanzar; para soltar las ideas, pensamientos y muletas que ya no te sirven; para abandonar espacios conocidos en los que ya no te sientes protegido (quizas hace ya tiempo) y para aprovechar la oportunidad que se presenta en el nuevo espacio que se abre ante ti.

El temor te hace buscar refugios inmediatos: evasiones, malos habitos, ideas inflexibles.

Suelta el miedo inmovilizador

A veces el miedo se presenta en forma de aliado protector, pero en realidad es un carcelero que te condena a la frustracion y te impide avanzar.

Los cambios en la vida requieren creatividad, una mirada limpia y valiente (que no tergiverse y manipule las cosas de acuerdo con tus deseos) y una mente abierta capaz de permitir nuevos enfoques. Y, sin embargo, es en epoca de transformaciones cuando el miedo hace acto de presencia y nos presenta su peor cara. Si aparece para inmovilizarnos en nuestro supuesto espacio de seguridad, es hora de actuar!

El miedo resulta un veneno paralizante para la creatividad de la vida si te lleva a experimentar una regresion y a recurrir a algun “refugio” inmediato: distracciones o evasiones, adicciones, habitos trasnochados, relaciones enquistadas, un trabajo que ya no te aporta nada, ideas o creencias inflexibles… Pero el hecho es que solo cuando abandonas tu zona de comodidad y seguridad (presuntamente) es cuando tienes la oportunidad de cambiar y avanzar. No siempre sera facil. Como el cavernicola que se ve obligado a salir de su cueva y que en un primer momento se siente deslumbrado; adaptarte a los cambios tal vez te llevara tiempo. Pero aun asi, si amplias tu mente y equipas tu corazon con curiosidad y coraje, cuando mires a tu alrededor descubriras un nuevo mundo lleno de posibilidades.

Aprovecha la oportunidad

Quizas ya has oido que el ideograma chino que representa la palabra “crisis” esta formado por dos caracteres: 1 peligro 1 oportunidad. Ahora de lo que se trata es de aplicarlo a la propia experiencia, y asi integrarla para darle un sentido util en tu vida.

Ante una situacion de crisis o cambio, el peligro radica en ceder al miedo (sustentado por la perdida de lo que tenemos). La oportunidad, por su parte, surge cuando inevitablemente somos expulsados (a veces contra la propia voluntad) de nuestra zona de comodidad. Pero en la crisis, en el cambio, esa zona de comodidad ya no es tal, ya no sirve porque, lejos de oftecer seguridad y confort, esta generando una frustracion permanente. La razon: nos esta impidiendo avanzar, al perpetuar una situacion sin salida. Lo cual no significa que no exista salida, pero esta implica cambiar y soltar todos los lastres que ya no sirven. ;Como saber cuando hemos llegado a este punto?; Que elementos cotidianos en nuestra vida ya no nos sirven?

Escucha a tu cuerpo y a tu mente.

Tus mejores aliados son tu propio cuerpo y tu propia mente, unos extraordinarios maestros en enviarte señales de alarma. Lo que ocurre es que en nuestra cultura materalista, la mente, por lo intangible, muchas veces ni la percibimos. Podemos estar sufriendo crisis de ansiedad, insomnio, estres, enfado o depresion y apenas advertirlo.

Y si acaso, le echamos la culpa al hijo que ha llegado a casa con malas notas, a la pareja que no colabora, a la hipoteca que no baja lo suficiente o al jefe que exige demasiado; cuando, en realidad, el origen del malestar se encuentra dentro de uno mismo. La mente humana es experta en echar pelotas fuera.

Mas grave es cuando el cuerpo comienza a emitir señales de malestar o enfermedad: dolor de cabeza, gastritis, malas digestiones, colesterol o hipertension, alergias, fatiga, dolores de cuello o espalda u otras noticias peores con diagnosticos cronicos como cardiopatias, enfermedades autoinmunes, etc.

Y cuanto peor es la noticia, mayor es la urgencia de”hacer algo”. De revisar la vida, de restablecer prioridades, de imponer cambios. Y ahi es cuando nos empujan fuera de la cueva falsamente segura. Y, por mucho que la luz nos deslumbre en un principio, el nuevo paisaje acaba revelando las nuevas oportunidades.

La huida a un orden superior

las estructuras disipativas. Segun esta, todos los sistemas complejos, desde las particulas subatomicas hasta las civilizaciones humanas, llegan a un punto en que su nivel de organizacion se vuelve insostenible. Y entonces se desmoronan. Cuando el antiguo sistema se viene abajo, se puede reconfigurar de una mejor forma. Prigogine lo llamo la “huida a un orden superior”. Es el punto de la historia en el que nos encontramos (y que se reproduce en cada crisis perso­nal, social o economica) y, aunque los cambios que estemos viviendo sean desconcertantes (e intimidantes) a corto plazo, en realidad son el preludio de maravillosas posibilidades.

Las claves de la resiliencia

Acepta los hechos, se creativo recuerda el sentido de tu vida y pon en marcha los sentimientos positivos que te conectan con tu espiritualidad.

No todas las personas responden

Igual ante las situaciones de crisis, ni siquiera uno mismo responde igual en una epoca u otra de su vida. En un momento dado puede que te sientas acobardado, mmovilizado o hasta que te desmorones; mientras que en otro observas que te creces y despliegas todos tus recursos, los pones en practica y desarrollas otros nuevos que enriquecen aun mas tu vida. Que diferencia un momento de otro?; Que ha cambiado en tu interior, en una y otra situacion?

Portate bien con tus perros

Preguntado sobre como habia superado su crisis de adicciones toxicas y otros dramas personales y cual era su consejo para sobrevivir a las temporadas diificiles, el actor norteamericano Mickey Rourke respondio:”Duerme mucho y haz un monton de ejercicio, toma comida sana, reza tus oraciones v portate bien con tus perros”. En otras palabras: cuida tu cuerpo, desarrolla tu espiritualidad con humildad, ldentifica tus necesidades, desea con todas tus fuerzas que tus problemas se resuelvan, pide ayuda (oracion) y portate bien con quienes te rodean, con todos los seres, especialmente con los que tienes mas cerca, incluidos tus ani­mates. Sal de la obsesion mental de tu propio drama personal e intenta hacer cosas positivas por los demas. Aprende a amar de verdad. y actua en consecuencia . Todas estas son herramientas que te ayudan a sobrevivir a las crisis y a mantener a raya tus miedos.

Acepta la realidad

La experta en resiliencia Joan Borysenko (Pase lo que pase, no es cl fin del mundo) nos explica lo que considera las tres grandes claves de la resiliencia. La primera es aceptar la situacion que estas viviendo de manera realista, sin negarla, sin racionalizarla para ocultarla o hacerte ilusiones de lo que en realidad no esta ocurriendo. Cuanto antes afrontes los hechos v pienses a fondo en como adaptarte a la nueva situacion, mejor te iran las cosas. La racionalizacion (“Hay un monton de gente con problemas para pagar la hipoteca, seguro que el gobierno nos sacara pronto de esta situacion”), la negacion (“Las cosas no estan tan mal como dicen”) y hacerse ilusiones (“Me visualizare viviendo en una mansion y hare algunas afirmaciones positivas”), pueden ser alivios temporales, pero se consciente de que meter la cabeza bajo el ala no soluciona nada. Solo superaras las dificultades si te haces una idea clara y realista de lo que esta ocurriendo (de lo que no va bien en tu vida) y empiezas a planificar acciones y a tomar decisiones en consecuencia, con fuerza y valentia.

Confía en la vida

Afrontar la realidad puede ser muy duro emocionalmente en un principio, pero te “salvara la vida” a largo, a medio y tambien a corto plazo, a partir de hoy mismo, si empiezas a confiar en ti.

Los lazos afectivos con otros seres son los que nos mantienen con firmeza, calidez y esperanza en esta vida.

Por otro lado, es importante que busques un sentido profundo para tu vida, algo que permanezca mas allla de las vicisitudes del dia a dia, porque quizas a estas alturas ya hayas descubierto que ningun objetivo exterior (carrera, profesion, pareja, maternidad, independencia) puede garantizarte la felicidad. Encontrar en tu interior la serenidad y un proposito para tu vida, es el camino que te ayuda a superar todos los miedos y a avanzar hacia adelante incluso en las situaciones mas dificiles. Mucha gente ha descubierto dentro de si misma esa guia, esa luz, esa fuente de fuerza, y la alimenta a traves de practicas como la meditacion, que le sirve de herramienta y al tiempo un sendero hacia la plenitud. La razon es que cuando la mente se calma (libre de los ruidos de los propios deseos, quejas y exigencias), es mas facil ver las cosas como realmente son y relacionarse con el mundo. Estas profundas conexiones (con uno mismo y con el entorno) nos permiten desarrollar emociones positivas como la alegria, la gratitud, el amor, la compasion y la sabiduria, que eliminan el estres, cultivan la fuerza interior y le otorgan, en si mismas, un sentido profundo a la vida. Sentir que nuestra vida tiene significado (a traves de la experiencia del servicio a los demas y el amor, por ejemplo) nos da fuerzas y nos otorga un referente, un norte, cuando nos sentimos perdidos en un mar de cambios. Segun Georges Vaillant, “la espiritualidad no tiene que ver con las ideas, los textos sagrados y la teologia, sino con las emociones y la conexion social”.

Ten capacidad de improvisacion.

Otra de las claves para superar una crisis o cambio consiste en desarrollar tu imaginacion para abrirte a lo nuevo. Amplia tu vision, mira a tu alrededor con curiosidad y una mente abierta y enfoca detalles que hasta ahora no habias percibido: personas, elementos, situaciones que pueden aportarte aspectos positivos para tu nueva realidad. Tu eres el creador de la nueva situa­cion: construyela a tu gusto. Ensaya con pequeños cambios en tu entorno, en la decoracion de tu casa, en tus horarios, en tu rutina cotidiana. Introduce novedades: bellas, que te inspiren; funcionales, que aporten nuevas actividades… Aprende a disfrutar del encanto que, si te lo propones, puede tener el cambio.

Y sobre todo un realismo optimista.

La actitud realista optimista consiste en afrontar los hechos, contemplar el problema y, seguidamente, centrarse en las soluciones. Para ello hay que ver los aspectos negativos sin obsesionarse con ellos ni generalizarlos de manera catastrofista. Las emociones negativas estan relacionadas con el instinto de supervivencia. Suelen ser egocentricas y contraproducentes porque, cuando llevan a la obsesion y la preocupacion, te impiden apreciar lo bueno e identificar tus posibilidades y oportunidades. Por el contrario, las emociones positivas como la alegria y la gratitud son comunicativas y generosas, y te hacen salir de la obsesion egocentrica, que tanto dano hace y tanto alimenta el miedo, para pasar a poner tu atencion en los demas. El interes por proteger la vida en ge­neral y el deseo de cuidar a quienes te rodean son las mejores armas contra los miedos y sentimientos de amenaza y a favor del amor, que acaba manifestandose en una mejor salud fisica, mental y, por supuesto, espiritual.

Yo no tengo ningun miedo.

El maestro zen Dennis Gempo Merzel (Gran mente, gran corazon. La liebre de marzo), nos invita a superar la idea de separacion (propia de la men­te dual), comprendiendo que todos somos uno, para ver la crisis sin miedo: “Yo no tengo ningun miedo. En mi no hay miedo ni deseo porque, al no existir en el universo nada ajeno a mi y no carecer, por tanto, de nada, nada hay que pueda desear o temer. “Como podria, siendo yo todo, buscar algo, temer algo o a alguien? , y de la misma forma, por que enfadarme con los otros? , De que otros, en tal caso, estariamos hablando?, Quien deberia estar enfadado y con que o con quien?”.

Espera con valentía la nueva etapa de crecimiento que, si te lo propones, esta por llegar.

Nada es peor para la salud que un corazon Derrotado, una actitud tacaña y avariciosa controlada por el miedo.

El Subidon del que ayuda

Da rienda suelta a la euforia que sientes despues de hacer cosas positivas para los demas y enganchate a ella. Tu vision de la vida cambiara.

Me siento triste. maestro, ¿que puedo hacer para sentirme mejor?”, pregunta un discipulo. “Alegra a otros”, contesta su maestro, segun un proverbio zen. El “subidon” del que ayuda es una intensa sensacion de dicha, una energia expansiva y alegre que hace que te sientas agradecido por estar vivo. La euforia que sientes despues de realizar una buena accion resulta el mejor antidoto contra el miedo, y si se repite, con el tiempo acaba dandote una sen­sacion duradera de calma, satisfaccion y bienestar emocional. Con la practica, este contento termina instalandose dentro de ti, y permanece en cualquier situacion, favorable o desfavorable, de tu vida. Como buen anfitrion, abre la puerta a los acontecimientos dolorosos. dejandoles marchar en su momento.

¿Practicas la generosidad?

Cientos de investigaciones coinciden en que la generosidad reduce el estres, fomenta el bienestar, le da un sentido y un proposito a la vida y hasta favorece la salud y la longevidad. No hay nada peor para la salud fisica y mental que un corazon cerrado, una actitud tacaña y avariciosa controlada por el miedo. Una mente-corazon cerrada a dar tampoco esta abierta a recibir. Y acaba ahogandose en su propia toxicidad como en un charco de agua estancada. No importa la edad, por mas años que tengas, ser generoso te ayudara a sentirte mejor, al permitirte dejar atras el pasado y abrirte al futuro.

Aprende a sentirte parte del Todo.

Gueshe Kelsang Gyatso (Compasion universal) insiste en que la liberacion (del sufrimiento) es facil; basta con cambiar el objeto de nuestra estima: dejar de estimarnos (obsesivamente) a nosotros mismos para empezar a estimar a los demas. O, en palabras de Joan Boryshenko, cambiar el curso de la atencion: abandonar la mentalidad del “yo, mi, mio” para fijarte en las necesidades de los demas.

Y el resultado de este acto de apertura no es solo que tanto el dador como el receptor se sienten mejor, sino que tus propios miedos y dolores personales se reducen hasta desvanecerse. La calidad de tu vida da un salto de gigante ante la aparicion del amor que te conecta con las personas que te rodean y, en ultima instancia, con el entorno en general. Y, ¿de que vas a sentir miedo cuando te sientes parte de Todo? Es el sentimiento de separacion lo que te lleva a temer al “enemigo”, que reside fuera. Pero cuando te sientes hermanado con el entorno, el enemigo y, por ende, el miedo, tambien se diluyen.

Experimenta la alegría de ayudar.

¿Quieres ver lo que se siente cuando sales de tu propio egocentrismo obsesivo para pensar en los demas con amor? Rebusca en tu propia experiencia. Siempre encontraras algun momento en el que hayas amado de verdad, de corazon y sin ningun interes personal; alguna persona, animal o situacion que te haya inducido a experimentar el amor incondicional.

1. Cierra los ojos y tomate unos minutos para calmarte y relajarte. Una forma sencilla de hacerlo es concentrarte en la respiracion sin intentar cambiarla. Siente el aire fresco que entra por las fosas nasales y el aire calido que sale de ellas. Respira de este modo de cinco a diez veces. Es un metodo sencillo y eficaz que puedes usar en cualquier situacion para que tu mente y tu cuerpo se calmen.

2. Concentrate ahora en el centra del pecho. Imagina que, al inspirar, el aire penetra en tu corazon. Siente el aire que masajea y ablanda el corazon. Y luego irradia esta dulce y poderosa sensacion a la habitacion.

3. Recuerda una ocasion en la que ayudaste a una persona y sentiste una compasiva conexion con ella. Evoca la escena. ¿Donde estabas? i¿ue aspecto tenia esa persona?, ¿Que ocurrio exactamente entre vosotros?

Tomado de la Revista “Psicología Práctica” Nº 135

autodesarrollo | psicologia


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s