Curan trastorno obsesivo compulsivo con médula

Un trasplante de médula para acabar con un trastorno obsesivo
■Es la primera relación directa establecida entre enfermedad mental y sistema inmune
■Estos hallazgos sirven, sobre todo, para comprender mejor la génesis de estos trastornos
■Mario Capecchi, ganador del Premio Nobel de Medicina en 2007, dirigió el estudio

Por primera vez, un grupo de investigadores ha establecido una relación causa-efecto entre el sistema inmune y un trastorno psicológico, y han logrado su curación mediante un trasplante de médula. Aunque se trata de un trabajo muy preliminar, estos hallazgos abren un nuevo horizonte en la génesis y el tratamiento de algunas enfermedades mentales.

“Hemos demostrado que existe un vínculo entre un trastorno psicológico y el sistema inmune, en concreto, con las células de la microglía que derivan de la médula ósea y se encuentran en el cerebro”, explica Mario Capecchi, profesor de genética humana en la Universidad de Utah y ganador del Nobel de Medicina. “Antes, ha habido ciertos indicios pero nadie había hecho una conexión directa entre ambos”.

En su experimento, Capecchi y sus colegas escogieron a un tipo de ratones que, debido a una mutación en el gen Hoxb8, presentan un comportamiento obsesivo: se acicalan mucho más de lo normal. Este trastorno conductual les lleva a arrancarse el pelo y causarse lesiones en la piel, de forma similar a lo que les ocurre a las personas con tricotilomanía, que se arrancan el pelo del cuerpo de forma compulsiva.

Pero, como señalan los autores en las páginas de la revista ‘Cell’, “era bastante inesperado que la alteración de un gen Hox resultara en un déficit del comportamiento como el acicalamiento excesivo y patológico”, debido a las funciones que cumple esta familia de genes (implicada en el desarrollo embrionario y la formación de múltiples tejidos).

Un trasplante para acabar con la ‘obsesión’
Sin embargo, este grupo de investigadores descubrió que la mutación del gen Hoxb8 provoca un defecto en las células de la microglía -involucradas en el sistema inmune- situadas en las regiones del cerebro que se conocen como circuito TOC, que median los trastornos obsesivos (TO). Estas células mutantes se forman en la médula espinal y migran hacia el encéfalo, donde cumplen su misión.

Basándose en esta información, el equipo de Capecchi decidió comprobar si sustituyendo la microglía mutante por una sana podrían acabar con el acicalamiento compulsivo. ¿Cómo? Mediante un trasplante de médula. De los 10 ejemplares sometidos a este tratamiento, cuatro se recuperaron completamente y los restantes mostraron mejorías significativas.

“Muchas gente va a considerarlo increíble”, opina Capecchi. “He aquí la sorpresa: la medula ósea puede corregir un defecto en el comportamiento”. Aunque, matiza, “no estoy proponiendo que hagamos trasplantes de medula para cualquier trastorno psiquiátrico”, en humanos.

Este sorprendente hallazgo está en la línea de ciertas observaciones realizadas en personas con patologías psiquiátricas, como “la gente que está deprimida, que a menudo tienen un sistema inmune que no está funcionando con normalidad”, concluye este experto.

Distancia y cautela
Aunque llamativos, los frutos de la investigación de Cappechi están lejos de poder ser extrapolados a los seres humanos. Los ratones con el gen Hoxb8 alterado, que desarrollan conductas de acicalamiento excesivo, se emplean como modelo para el estudio de los trastornos obsesivos y han dado buenos resultados en otras ocasiones.

Sin embargo, “una de las cuestiones es si estos comportamientos, que son muy automáticos en el animal, reflejan un TO porque aunque en las personas también hay conductas de autolimpieza, éstas se producen por un pensamiento o convicción de estar infectado, sucio. No son automáticas”, explica José Manuel Menchón jefe de grupo de investigación del Cibersam (Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental). “Por eso hay cierta cautela”.

Para Menchón, que dirige la Unidad de Trastorno Compulsivo del Hospital de Bellvitge (Barcelona), estos resultados, “más que reflejar una posibilidad terapéutica, hablan de la fisiopatología del trastorno. Nos ayudan a entenderlo mejor”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s