adolescente y toc consulta


PREGUNTA.- Tengo una paciente de 13 años que presenta compulsiones tanto mentales como motoras y algunas obsesiones. No tiene deterioro funcional significativo, va a la escuela (es una excelente alumna) y también realiza actividades como tocar el piano y jugar al tenis. Pero el cuadro es muy florido y, a pesar de ir desarmando rituales, se arman otros automáticamente.

¿Qué se recomienda en estos casos? ¿Se debe administrar medicación? Le agradecería que me informase sobre literatura científica que pueda ser de ayuda.

RESPUESTA.- Las obsesiones son ideas, pensamientos o imágenes ‘intrusas’, esto es, no deseadas, que surgen reiteradamente, de forma involuntaria y que producen en los pacientes un elevado estrés emocional. En algunos casos puede condicionar la aparición de una gran inquietud interna y agitación. Las compulsiones, por otro lado, son comportamientos repetitivos que van dirigidos a reducir (aunque sea de forma temporal) la ansiedad creada por las obsesiones. Las compulsiones son percibidas por los pacientes como una obligación interna a adherirse fielmente a ciertas reglas o rituales.

Cuando los pacientes no pueden llevar a cabo las compulsiones, pueden llegar a mostrar un alto distrés emocional. En la mayoría de las ocasiones describen el llevar a cabo la compulsión como algo ilógico, pero no encuentran otra forma alternativa de aliviar su sentimiento de desasosiego interno.

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un trastorno psiquiátrico ampliamente reconocido en el que se producen estas obsesiones y/o compulsiones descritas. Habría que descartar este diagnóstico en la paciente sobre la que consulta.

El contenido de las obsesiones y las compulsiones de los pacientes que padecen TOC es muy variado. En los adolescentes, las obsesiones se centran con mayor frecuencia en la suciedad y los gérmenes, en el temor a provocar un acontecimiento nefasto para sus seres queridos, así como en obsesiones de exactitud y de simetría. Las obsesiones pueden llegar a ser muy incapacitantes para el funcionamiento diario de los pacientes (dificultades de relación y adaptación a la vida familiar, escolar y con los amigos). En cuanto a las compulsiones más frecuentes en adolescentes se encuentran: rituales de limpieza, acciones repetitivas (hacer y deshacer cosas), así como rituales de comprobación.

El diagnóstico precoz y el enfoque adecuado del tratamiento son fundamentales, no sólo para aliviar el distrés emocional del paciente, sino también para preservar un buen funcionamiento familiar y social.

La naturaleza y la severidad de los síntomas obsesivos-compulsivos y el impacto que el trastorno cause en la vida de los niños y adolescentes y en sus familias varía de forma significativa de unos casos a otros. De este modo, las características individuales cobran una especial relevancia a la hora de planificar el tratamiento en un paciente concreto, por lo que es necesario una evaluación individualizada y cuidadosa de los síntomas, de la comorbilidad, y de los factores psicosociales.

Aproximadamente más de la mitad de los pacientes diagnosticados por primera vez de TOC a los que se pauta un tratamiento basado en la evidencia científica (terapia cognitivo-conductual y/o determinados fármacos) responden de forma satisfactoria. No obstante, muchos pacientes pueden no responder inicialmente a determinados dosis o regímenes de tratamiento, pero sí hacerlo posteriormente con la optimización de dosis o modificaciones de sus regímenes de tratamiento.

No obstante, hay que indicar qué obsesiones o compulsiones leves que no sean causa de un distrés significativo ni generen un impacto importante en el funcionamiento de los pacientes podrían requerir una monitorización y no sería necesario iniciar un tratamiento adicional.

Como bibliografía le indico el siguiente libro y un artículo de la Asociación Americana de Psiquiatría Infantil y de la Adolescencia:

‘OCD in children and adolescents: a cognitive-behavioral treatment manual’. Escrito por John S. March (MD) y Karen Mulle ‘Practice parameters for the assessment and treatment of children and adolescents with obsessive-compulsive disorder’. AACAP. ‘J Am Acad Child Adolesc Psychiatry’. 1998 Oct;37(10 Suppl):27S-45S.

Juan José Carballo
Psiquiatra infantil y de la adolescencia de la Fundación Hospital Jiménez Díaz de Madrid,

fuente:elmundo salud

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s