informacion para pacientes




El trastorno obsesivo compulsivo (T.O.C. u O.C.D.)

Considerado como una condición psiquiátrica grave refractaria a todo tratamiento, es hoy reconocido como un problema común que afecta al 2 – 3% de la población general. Basándose en estas cifras, se estima que existen más de 100 millones de personas que sufren de T.O.C. en todo el mundo.

El descubrimiento reciente de que los pacientes que sufren de T.O.C. responden positivamente a un grupo farmacológico particular ha venido a cambiar este punto de vista. Hoy no existen terapias para tratar a los pacientes con T.O.C., sino que el énfasis respecto a las causas de la enfermedad ya no está centrado en los factores psicológicos sino en la bioquímica cerebral. Como consecuencia, en los últimos años se ha producido un auge en la investigación de las causas bioquímicas de este padecimiento.

Inicio

Cuadro clínico prevalencia

La prevalencia del T.O.C. en la población general es cercana al 2 – 3%. En orden de frecuencia, el T.O.C. ocupa el segundo lugar entre todas las enfermedades psiquiátricas después de la depresión. Hoy se estima que su prevalencia supera la de la esquizofrenia, el trastorno por angustia (“panic disorder”) y la anorexia nerviosa. En la práctica, puede decirse que una de cada 50 personas sufre de T.O.C.

El T.O.C. afecta a hombres y mujeres de todas las edades y grupos étnicos, y por lo común comienza en la adolescencia o en los años iniciales de la vida adulta. Tiempo atrás, los pacientes esperaban unos siete años después del comienzo de sus síntomas, para pedir ayuda facultativa, y ello sólo si los síntomas eran lo suficientemente graves como para perturbar su vida social o su trabajo.

Inicio

¿Por qué razón sólo recientemente se ha reconocido el T.O.C. como una afección frecuente?

Generalmente, los pacientes que sufren un T.O.C. mantienen una extrema reserva acerca de sus síntomas y tienden a esconderlos antes que buscar la ayuda apropiada. Con frecuencia, los síntomas obsesivo-compulsivos son egodistónicos, es decir que el paciente los considera insensatos o excesivos, y por lo tanto, se siente avergonzado. En muchos casos, el contenido de las ideas obsesivas tiene que ver con el causar daño a otros, lo que dificulta aún más su revelación.

Inicio

¿Cuál es la probabilidad de que los pacientes con T.O.C. padezcan otras enfermedades?

Un 70 – 80% de los pacientes con T.O.C. desarrollan depresión. Muchos de ellos consultan por depresión o por otros fenómenos secundarios al T.O.C., como por ejemplo irritación cutánea, sin revelar la causa del problema, a menos que se les interrogue específicamente. Por tal razón, es de suma importancia que tanto las ideas obsesivas como las compulsiones del paciente sean discutidas con el médico.

Inicio

Características del T.O.C.

El T.O.C., es un trastorno crónico y debilitante. Fundamentalmente, se caracteriza por pensamientos recurrentes, invasores y no deseados por el paciente (obsesiones) que causan ansiedad y/o conductas irracionales, repetitivas y ritualísticas que el sujeto se ve obligado a llevar a cabo (compulsiones).

Entre los síntomas comunes de este trastorno están las obsesiones sobre contaminación y el temor de agredir a otras personas. Entre las compulsiones, se encuentran las conductas excesivas de verificación, lavado, cálculo, ordenación, organización y acumulación. La mayoría de los pacientes con T.O.C., presentan síntomas obsesivo–compulsivos múltiples.

Frecuencia de los síntomas obsesivo-compulsivos:

Obsesiones % de 200 pacientes

Contaminación

45

Duda patológica

42

Desagrado con las funciones fisiológicas

36

Necesidad de orden o simetría

31

Agresión

28

Sexual

26

Obsesiones múltiples

60

Compulsiones % de 200 pacientes

Verificación

63

Lavado

50

Cálculo

36

Interrogación/ confesión

31

Simetría/ precisión

28

Acumulación

18

Compulsiones múltiples

48

Generalmente el T.O.C. se mantiene durante muchos años, en ese tiempo los síntomas pueden variar en intensidad. Al principio el paciente puede ser capaz de mantener su sintomatología obsesiva-compulsiva bajo control. A veces los rituales compulsivos ocupan tanto tiempo que pasan a dominar toda la vida del individuo, entorpeciéndola seriamente. En otros casos, el paciente se adapta mejor a sus síntomas obsesivo-compulsivos aunque su rutina diaria se ve afectada de forma significativa.

A continuación se describen cuatro casos que ilustran formas típicas del T.O.C.

Inicio

Temor a la contaminación

Una estudiante adolescente está convencida de que si toca los tiradores de las puertas u otros objetos se contaminará con microbios y suciedad. Ella emplea largas horas del día en el lavado de sus manos y evita todo trato social con otras personas debido al temor de contaminarse.

Inicio

Verificación compulsiva

Una joven madre está persuadida de que causará daños a sus hijos. Incapaz de apartar de su mente tales pensamientos obsesivos, ella comprueba una y otra vez en los paquetes la composición de los alimentos, con el fin de asegurarse de que no va a envenenar a sus hijos.
Un vendedor con éxito, está convencido de que un bulto en el camino es un cuerpo humano y de que mientras conducía ha tenido a una persona. Como consecuencia de esto emplea diariamente largas horas en desandar su recorrido para asegurarse que no hay ningún herido que yace en la carretera.

Inicio

Tareas repetitivas

Un abogado de mediana edad se ve obligado a contar y luego ordenar en forma precisa los objetos de una repisa. Antes de marcharse a la oficina, se obliga a realizar esta secuencia hasta quedar enteramente satisfecho. Si comete errores, debe repetir el ritual desde el principio, lo que con frecuencia le hace llegar muy tarde a su trabajo.

Inicio

¿Todos los pacientes con T.O.C. presentan síntomas obsesivos compulsivos?

La mayoría de los pacientes presenta síntomas de ambos tipos, obsesivos y compulsivos. Sólo unos pocos muestran obsesiones o compulsiones en forma aislada.

Inicio

¿Se dan cuenta los afectados de T.O.C. de que su conducta es anormal?

por lo general los que sufren este trastorno se dan perfecta cuenta de lo irracional de su conducta. A menudo esta percepción les hace temer que los demás les crean “locos” y les hace reservados acerca de sus síntomas. A su vez, ello contribuye a aumentar su resistencia a recibir tratamiento.

Inicio

¿Cómo se puede distinguir entre conducta compulsiva y perfeccionismo?

El T.O.C. no debe ser confundido con los rasgos de meticulosidad y exactitud, relacionados con la obtención de altos niveles de ejecución en el trabajo o en el ocio. El perfeccionista cree que todos deberían esforzarse en conseguir su elevado nivel, mientras que el aquejado de T.O.C. tiene conciencia de que sus obsesiones y compulsiones carecen de sentido y son excesivas. Bien desearía el paciente librarse de las dificultades que le ocasionan esos síntomas. El ímpetu que impulsa al perfeccionista difiere fundamentalmente de la autodestructividad que caracteriza a esas obsesiones y rituales que abruman a la víctima del T.O.C.

Inicio

¿Qué se sabe de las causas del T.O.C.?

El T.O.C. fue considerado como una enfermedad de origen psicológico, relacionada con actitudes profundamente enraizadas en ciertas experiencias de la infancia, como por ejemplo un énfasis exagerado en la limpieza. Sin embargo, el descubrimiento reciente de que los pacientes que padecen T.O.C. responden a una determinada familia de fármacos ha proporcionado un indicio de que la enfermedad tiene una causa neurobiológica. El factor clave en este trastorno parece ser la serotonina, un neurotransmisor natural que se encuentra en el cerebro como partícipe del proceso de transmisión de los impulsos nerviosos. Investigaciones recientes que han utilizado técnicas capaces de evaluar el funcionamiento cerebral han demostrado que los pacientes con T.O.C. tienen un patrón de actividad cerebral que difiere del que se encuentra en individuos normales o en aquellos que padecen otras enfermedades mentales, añadiendo así una nueva evidencia a favor de la teoría biológica del T.O.C.

Inicio

¿Puede la depresión causar el T.O.C.?

Debido a la elevada incidencia de depresión que se observa entre los pacientes con T.O.C., se ha creído durante mucho tiempo que ese desorden sobrevenía como consecuencia de la enfermedad depresiva. En la actualidad se piensa que en la gran mayoría de los casos, la depresión ocurre como complicación del T.O.C. y que estos dos trastornos tienen una causa neurobiológica diferente.

Inicio

¿Es el T.O.C. un trastorno familiar hereditario?

Se desconoce hasta que punto es ésta una enfermedad hereditaria, aunque existe alguna evidencia que sugiere que puede ocurrir en generaciones sucesivas de una misma familia.

Inicio

¿Puede el T.O.C. ser diagnosticado con facilidad?

Sí. La comprensión de la naturaleza de este trastorno y su reconocimiento han mejorado mucho en la última década, de modo que hoy resulta más fácil para los psiquiatras realizar un diagnóstico correcto.
Naturalmente, ello sólo puede ser posible so el afectado es capaz de revelar al médico sus pensamientos obsesivos y sus conductas compulsivas de manera franca y completa.

Inicio

El tratamiento de T.O.C.

Las perspectivas para las víctimas del T.O.C. han cambiado en la última década. Los enfoques psicoanalíticos tradicionales, basados en la exploración de origen infantil del desorden no han resultado, en definitiva, ser eficaces.

La escena ha venido a cambiar considerablemente con el reciente descubrimiento de que los pacientes de T.O.C. responden a una familia particular de fármacos que poseen un efecto específico en la acción de la serotonina en el cerebro. Aún cuando estos medicamentos no logren siempre curar el T.O.C. por completo, su advenimiento, unido al desarrollo de formas específicas de terapias conductuales, ofrece al paciente una reducción muy significativa de la incapacitante sintomatología obsesivo-compulsiva que a menudo llega a perturbar su vida en forma substancial.
Resulta importante hacer un diagnóstico preciso del T.O.C. puesto que son los fármacos de un grupo específico el de los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina, los únicos que se muestran eficaces en este trastorno. Las benzodiacepinas, los antipsicóticos y la mayoría de los antidepresivos, no son eficaces en este sentido.

Inicio

¿Puede el T.O.C. curarse sin tratamiento?

En la mayoría de los casos, el T.O.C. es un padecimiento crónico. El trastorno por lo general dura muchos años con síntomas obsesivo-compulsivos que varían en intensidad. Sin embargo, una pequeña proporción de pacientes sufre un episodio único. El tratamiento farmacológico en combinación con la terapia conductual ofrece a estos pacientes la mejor esperanza de mejoría.

Inicio

¿En que consiste la terapia conductual para el T.O.C.?

Esta terapia se base en un programa estructurado, diseñado específicamente para cada paciente, cuyo objetivo es controlar la conducta ritualística. La terapia conductual se concentra en los síntomas y no en las supuestas causas, y aspira a cambiar la conducta de los pacientes haciéndoles enfrentar sus temores (terapia de exposición) y luego impidiéndoles la ejecución de sus rituales compulsivos (terapia de prevención de la respuesta). En muchos casos, los fármacos de efecto antiobsesivo pueden disminuir la intensidad de los síntomas a un nivel donde la terapia conductual puede ser adicional.

Inicio

¿Cuánto dura el tratamiento?

En los pacientes tratados farmacológicamente pueden requerirse hasta dos meses para que se observen efectos benéficos significativos, y aún bastante más para que se obtengan efectos máximos. Por el momento no está claro cuánto debe durar el tratamiento, pero si se considera la naturaleza crónica del padecimiento, la decisión de disminuir la dosis o concluir el tratamiento habitualmente ha de tomarse después de un año, por lo menos.

Inicio

¿Qué se debe hacer para tratar pacientes que sufren conjuntamente Depresión y T.O.C.?

Afortunadamente, todos los medicamentos eficaces en el T.O.C. son también efectivos en la depresión (aunque no todos los antidepresivos son eficaces en el T.O.C.). Por lo tanto, los fármacos con efecto antiobsesivo servirán también para tratar la depresión cuando ambos trastornos aparecen asociados.

Inicio

Información para los pacientes y sus familiares

Si Ud., un miembro de su familia o un amigo sufre de este trastorno le interesará saber que ahora se puede hacer mucho para ayudar al paciente, particularmente porque en la actualidad el T.O.C. es más ampliamente reconocido y existe un tratamiento eficaz.

Una persona con T.O.C. se da cuenta de que tiene un problema, ya que es característico en esta dolencia el tener conciencia de lo anormal de la conducta compulsiva. Familiares y amigos pueden también saber que el problema existe y en un deseo de apoyar el paciente aquejado del T.O.C., pueden colaborar en sus rituales, justificar los mismos o aparentar que ellos no existen.

El T.O.C. comúnmente está asociado con sentimientos de culpabilidad por parte del paciente, y ede enfado por parte de la familia. Pero, ya que se considera que el T.O.C. es un trastorno de origen bioquímico, resulta inapropiado culpar a nadie. En vez de ello, todas las energías debieran estar encaminadas hacia la obtención de un tratamiento adecuado y eficaz, el que hoy está disponible para todos los que padecen de T.O.C.

Inicio

Si Ud. Sufre de T.O.C. ¿Qué puede hacer para ayudarse a sí mismo?

En primer lugar, debe Ud. darse cuenta de que no está solo. Una de cada 50 personas padece el trastorno y con toda probabilidad sufre de obsesiones y compulsiones que son muy similares a las suyas.

En segundo lugar, Ud. no se está volviendo loco, y no hay razón alguna para avergonzarse de tener T.O.C.

Reconozca que sus obsesiones y su conducta compulsiva están, por naturaleza, más allá de su control.

En tercer lugar, discuta sus síntomas con su médico en forma franca y completa. Este profesional se encuentra familiarizado con este trastorno, ha de tomar en serio sus síntomas y está capacitado para tratarlos en forma efectiva.

En cuarto lugar, cumpla y mantenga el tratamiento aún cuando al principio la presencia de efectos colaterales pueda resultar desalentadora. Tome en cuenta que el tratamiento puede tardar varias semanas en producir efectos terapéuticos.

En quinto lugar, manténgase activo y salga de casa. Afrontar sus temores y evitar llevar a cabo sus conductas compulsivas le resultará beneficioso al reducir la influencia que el T.O.C. ejerce en su vida.

Inicio

¿Cómo puede Ud. ayudar a alguien que padece de T.O.C.?

En primer lugar, no culpe a la víctima. El T.O.C. no tiene nada que ver con ninguna debilidad de carácter y el paciente no alberga intención alguna de perturbar la vida de Ud.

En segundo lugar, haga todo lo posible para alentar al paciente a que obtenga ayuda profesional y apoye sus esfuerzos para tratarse.

En tercer lugar, evite verse envuelto en las obsesiones y compulsiones del paciente, ya que ello sólo actúa como reforzamiento de sus conductas patológicas. Ud. puede demostrar su preocupación y solicitud por el paciente por otros medios.

En cuarto lugar, trate de disminuir el impacto de la conducta obsesivo-compulsiva concentrándose en una relación normal con el paciente.

En quinto lugar, estimule y aliente cualquier logro, por pequeño que parezca, que el paciente obtenga en su lucha por superar sus síntomas.

Inicio

Información proporcionada por el: Laboratorio Pfizer

Anuncios

2 comentarios en “informacion para pacientes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s